Zamora

Zamora, la ciudad hermosa, tranquila y paseable. Una pequeña ciudad pero grande en historia, cultura y oferta patrimonial



El mejor románico urbano de la península custodiado por el Duero, el gran río de Castilla, icono de su historia. (En una próxima entrada veremos el Románico Zamorano)



 El Castillo



El Castillo de Zamora, tiene planta romboidal y vivió una época de gran esplendor en la Edad Media y se mantuvo en sus funciones hasta la Guerra Carlista



Puerta de acceso, donde antes había un puente levadizo



Foso, constituido por un revellín



Muro de arcadas del cuartel del s. XVIII



Paseo de ronda



Espacio noble que estuvo cubierto con bóveda apuntada s. XIII



Torre heptagonal del Homenaje



Paseo irregular que transcurre entre muralla exterior y recinto interior



Evidencia de las muchas modificaciones sufridas



Junto al castillo, en la Plaza de la Catedral, restos de lo que fue en su día el convento de San Jerónimo. Un pórtico y ...



... Varias columnas de uno de los claustros



En la misma plaza. Centro de arte contemporáneo Baltasar Lobo, también se conoce como La Casa de los Gigantes



La Catedral



Aunque en su estructura, composición y decoración recoge influencias de la arquitectura oriental y occidental precedente (francesa, bizantina, cruzada y musulmana), se trata de una obra sin paralelo en la arquitectura medieval



El cimborrio, realizado en el último cuarto del s. XII, es el elemento más emblemático de la catedral



Englobado dentro del grupo llamado, cimborrios del Duero, de influencia francesa y lombarda, adornados con decoración de escamas y de bolas por haberse construido durante el periodo de transición del románico al gótico



Durante el s. XIII, tras la conclusión del templo, se edificó una torre en el ángulo noroccidental, un auténtico baluarte de carácter defensivo, de 37 metros de altura, que destaca por su aspecto colosal y macizo



Puerta del Obispo, abierta en el brazo meridional del crucero catedralicio, es una de las piezas señeras del románico occidental hispano



Claustro, de estilo herreriano, s. XVI



Capilla y retablo mayor, realizado en el s. XVIII de mármol, jaspes y bronce con relieve central de la Transfiguración



Museo, que alberga una importante colección de tapices Flamencos de los ss. XV al XVII, con algunas series únicas en el mundo. Al fondo, Historia de Aníbal, Embajada a Cartago



Tapiz de La Vocación de los Operarios




Tapiz de La Coronación de Tarquino Prisco




Sala Capitular. Tapiz Historia de Aníbal, Botín de la Batalla de Cannas



Cristo Pantócrator y Apóstoles, s. XIII. Piedra arenisca labrada, policromada y dorada



Retablo de Santiago, de 1530



En el Museo Catedralicio, destaca la custodia procesional, cuya obra original fue finalizada por Pedro de Ávila en 1515



Virgen con el Niño y San Juanito, s. XVI



Capilla de Santa Inés, s. XVII. Retablo barroco con la imagen de Santa Inés y un sagrario taraceado donde se guarda la Cruz de Carne. En un lateral está el rey zamorano Fernando III El Santo, y recibe culto en esta capilla la imagen titular de la Real Cofradía del Santo Entierro



Capilla de San Ildefonso, a los pies del templo, una de las capillas más lujosas, con el Altar del Monumento, realizado en plata y plata sobredorada



En el interior, a ambos lados de la puerta de acceso, grupos escultóricos representando un Calvario y el Nacimiento



Trascoro. Pintura de Cristo salvador del Mundo, óleo sobre tabla, anónimo, s. XVI



La cúpula erigida sobre el crucero, bajo el cimborrio gallonado, cuenta con 16 tramos cóncavos con nervaduras decoradas, acompañando el mismo numero de ventanales



La bóveda de la capilla Mayor es de crucería con terceletes, del gótico tardío, en cuya clave central campea un escudo de los Reyes Católicos



Puerta de acceso a la sacristía. De doble hoja y decorada con relieves, donde destacan los de S. Pedro y S. Pablo



Portada de acceso al claustro, puerta tallada en madera de nogal de principios del s. XVI



La Muralla



Desde el castillo, instalado en el vértice del primer recinto defensivo, se configura la muralla, que fue creciendo hacia el Este en sucesivas ampliaciones



De tal modo que cuenta con tres recintos amurallados, cada uno de los cuales corresponde a una etapa histórica, que comienza en el s. IX hasta el s. XIV



Portillo de la Traición, hoy de la Lealtad, simple arco de medio punto, forma parte del primer recinto amurallado de la ciudad



Vinculado con la leyenda del regicidio de Sancho II de Castilla a cargo de Bellido Dolfos, noble leonés del s. XI que aprovechó un apretón del monarca para lanzarle un dardo mortífero, siendo después perseguido por el Cid



Puerta del Obispo



Palacio de Arias Gonzalo o Casa del Cid, edificio de entre los ss. XI y XII, residencia del gobernador Arias Gonzalo y del Cid Campeador. Declarado Monumento Histórico



En su fachada meridional adosada a la puerta del Obispo, con paramento compartido con la muralla, se conservan un par de ventanas dobles de herradura sin columnillas del s. XI



Puerta de Doña Urraca. Antes llamada Puerta de Zambranos y también, Puerta de la Reina



Está flanqueada por sendos cubos restaurados, macizos bloques que hacen de muletas a un triple arco de medio punto que data del s. XII


Un paseo por la ciudad
Centro Cultural Palacio de La Alhóndiga. En primer plano, una bonita idea para esculpir "El origen del Hombre", desmoldándose de la piedra



Convento de los Trinitarios, primer asentamiento de estos monjes.​ La iglesia del convento es conocida como iglesia de San Torcuato. Hoy es un edificio dedicado a colegio universitario



Palacio de los Condes de Alba y Aliste. Hoy Parador de Zamora, ocupa un castillo del s. XV situado en el centro histórico



Plaza de la Constitución. Subdelegación del Gobierno



Mercado de Abastos, una construcción importante desde el punto de vista patrimonial y un importante foco de atracción turística por lo singular del espacio y la variedad y calidad de los productos que en él se pueden encontrar



Palacio de los Momos se construyó entre los ss. XV y XVI, De estilo renacentista pero con detalles de gótico florido



El edificio llegó a estar en ruina, aunque se salvó la fachada. A mediados del s. XX pasa a titularidad del Estado y es reconstruido. Hoy es sede del Palacio de Justicia



Teatro Principal, al fondo de una angosta calleja, edificado sobre el desaparecido convento de Santa Paula, con una estrecha pero efectista fachada



Calle Balborraz, acceso directo al centro de la ciudad para cuantos viajeros entraban por el Puente de Piedra, sirvió de lugar de instalación de muchos comerciantes y artesanos



Ayuntamiento, conocido como Casa de las Panaderas, se construyó a finales del s. XIX, de estilo neoclásico



Ayuntamiento Viejo, del s. XVII, Consistorio de la ciudad hasta 1950. Es un edificio de dos plantas con fachada porticada totalmente de piedra. De estilo plateresco español



Estatua de Viriato, con una leyenda que indica, 'Terror Romanorum'



Diputación Provincial, antiguo Hospital de la Encarnación



Cuesta de San Cipriano, albergue de peregrinos



Magníficas fachadas de tipo Modernista nos hablan de una Zamora que a principios del s. XX brilla con luz propia



Museo Provincial



Palacio del Cordón, también conocido como Palacio de Puñonrostro, un edificio de principios del s. XVI en el que actualmente se ubica el museo



Santa Lucía, templo del s. XII, bajo la espadaña conserva una puerta que daba acceso directo al Palacio de Cordón  ...



... Es hoy un lapidario y almacén arqueológico visitable del Museo de Zamora



Consta de nueve salas dedicadas cada una de ellas a las distintas épocas. Desde la prehistoria a la historia más actual de la ciudad







Estelas funerarias, en primer plano, monumento funerario "en memoria de Cudia, hija de Arcón, que falleció a los quince años" época romana altoimperial ss. I-II d.C






Pasarriendas con figura de caballo. Elemento del s.IV d.C., de bronce relacionado con la suspensión de un carro






El río Duero



Conforma a su paso por la ciudad, que divide en dos, un paraje natural envidiable



A orillas del río, uno entiende el sobrenombre de la ciudad "La Perla del Duero"



Vista del río



Vista del río



Vista del río



Vista del río



Garza azul en el río



Vista del río



Vista del río



Playa de Los Pelambres



Vista de uno de los azudes del río



Puentes de Zamora



El Duero, en su discurrir, divide a Zamora en dos partes. En la actualidad la comunicación entre una y otra orilla tiene lugar a través de varios puentes que, además de su evidente utilidad, constituyen un importante patrimonio



Puente de Piedra. Medieval, ya se menciona en el s. XII, hasta principios del s. XIX disponía de dos grandes torres de carácter defensivo situadas en sus extremos. El rey Pedro I estableció un impuesto de pontazgo para acceder a Zamora



Puente de los Poetas



Puente de Hierro



Uno de los principales emblemas de Zamora. Junto con el de Piedra, ha calado hondo en la toponimia urbana, denominándose hoy Entrepuentes el espacio ribereño entre ellos



Las aceñas



Las aceñas se sirven de la fuerza que imprime la corriente del gran río, conducida hasta estos molinos por azudes, capaz de mover unas ruedas de palas de grandes dimensiones que se colocan en posición vertical



Situadas en un curso de agua de menor entidad o bien al final de un canal que desvía parte del agua del río



En Zamora las aceñas funcionaron durante más de mil años, su origen se remonta a la Edad Media



Aceñas de Pinilla, próximas al Puente del Tren, hoy, restaurante con unas vistas del río únicas



En Zamora hay varias, pero las más célebres son las Aceñas de Olivares, de cuya existencia ya hay constancia en el s. X



Antiguamente se denominaron también del Cabildo, por formar parte del patrimonio de la Catedral, su gran producción harinera suponía la mayor fuente de ingresos del Cabildo Catedralicio, a la vez que permitían disponer del control de un alimento tan básico como el pan 



En su interior, hoy abierto al público, se ha ubicado el Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua







2 comentarios:

  1. Una visita que tengo que hacer ya que la que realice fue un tanto rápida y demasiadas cosas deje en el tintero.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico reportaje y espléndida arquitectura.
    Un saludo.

    ResponderEliminar