Guimerá

 Guimerá, villa situada en la comarca del Urgell en Lleida. Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida, declarado en el año 1975 Bien Cultural de Interés Nacional



En primera impresión, se presenta como una agrupación de viviendas y edificios singulares, como una villa medieval con una fisonomía única



Un laberinto de calles trepando hacia la cima de la loma donde se asientan la iglesia y el castillo, creando un original juego de formas arquitectónicas que hacen pensar en rincones de la plena Edad Media



Y la realidad es que se configura como un núcleo histórico medieval muy interesante por su conjunto



Las calles son estrechas y la luz que cae sobre ellas dibuja las sombras con fuertes contrastes



Las casas de piedra, con sus detalles y elementos decorativos de puertas, ventanas y arcadas, son un entretenimiento enriquecedor



Perderse en un paseo sin prisas por sus calles, portales, plazuelas y rincones hace revivir tiempos lejanos



Calles del Estudio y de la Ceniza. A partir del s, XIII, empezó a crecer el pueblo en la proximidad del castillo, las casas fueron apoyándose en la antigua muralla y aparecieron los primeros soportales



A mitad del s. XIV fueron rehechas las murallas, muralla que unía la iglesia y el castillo con una torre de base cuadrada y que vigilaba el recinto, este binomio formaba la acrópolis original del pueblo



El crecimiento de Guimerà que partió del entorno del castillo, en el s. XIV inicio la ampliación del primer recinto medieval, con calles paralelas que bajaban hacia el río



Era lo que se construía en aquellos tiempos, hacer la villa cerrada y construir portales de entrada en diferentes lugares estratégicos



Una de las primeras calles en esta fase de expansión fue la calle de la Capilla, continuación del camino de la Balsa y del molino de Arriba. Donde hoy se ubica la capilla de San Esteban



Datada en el s. XIV, cuando era la capilla del antiguo hospital. Hoy se utiliza para realizar la mayoría de actos religiosos que se celebran en el pueblo



Casa Manseta, formaría parte del antiguo hospital



Plaza Mayor, por las calles irregulares, llegamos a la plaza Mayor, donde hay un conjunto de casas antiguas con una curiosa calle elevada en un lado de la plaza



Que forma una bonita galería porticada



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida




Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Portal de Oriente abierto en la pared de la muralla que baja y forma parte del ábside de la iglesia



Rincón de la Paz

"El nou de copes
guanya en el joc,
o bé retopes
a sang i a foc"

"Fas trencadissa,
saps renegar
i ets més de missa
que el capellà"

"Queda't enrera
per gambaria,
a la Bovera
refés el vot"

"Compta les llunes,
mira'ns passar.
Castell en runes
de Guimerà"



En pleno crecimiento de Guimerá, en el s. XIV, se inicia la construcción de la iglesia gótica de Santa María



Sobre los restos de la iglesia románica del s. XII, adosada al castillo y su muralla



El campanario es una torre de base cuadrada con una cubierta de azotea, adosada a la izquierda de la fachada con seis ventanales sin campanas y una portada con cuatro arquivoltas de arcos apuntados sobre la cual hay una ventana de tipo ogival



De interior gótico, está formada por una sola nave, con tres arcadas con nervios diagonales que sostienen la bóveda ojival, y dividen la nave en tres compartimentos bien simétricos e iguales, con bóveda de crucería



Entre otras cosas se puede admirar la obra más importante de Ramon de Mur, el Retablo de Guimerá que fue pintado entre 1402 y 1412



Portal del Norte o de Evol, junto a la iglesia, abre la muralla que comunica el castillo con las paredes de la iglesia, también conocido como portal del vizconde de Évol por el escudo que hay encima del arco



Castillo. La fortaleza de Guimerà nació en el s. Xl como un fortificación de la red fronteriza que los cristianos establecieron en su progresiva expansión hacia el suroeste



Nunca perdió su valor militar, lo demuestra su participación en conflictos bélicos de los siglos XIV o XVII. De hecho, fue durante la primera Guerra Carlista cuando sufrió la más fuerte destrucción



Entre las ruinas del castillo se alza la torre de vigilancia, que domina el valle y marca desde lejos la silueta del pueblo



Construida sobre restos anteriores ibéricos se levanta esta la torre. La entrada se hace por una abertura a 3 metros de altura




La dificultad para su acceso y la solidez de sus muros permite imaginar que era inexpugnable



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Portal entrada calle de las Picas, próximo al río, portal que estaba preparado para aguantar las crecidas del río, con la colocación de unas maderas sobre una guía de hierro



Portal de Tàrrega o de Poniente, este portal que salía al camino de Verdú y Tàrrega hizo ampliar y crecer el pueblo formando el raval



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



En las proximidades del pueblo se encuentran las ruinas del monasterio cisterciense de Santa María de Vallsanta



El hecho histórico del monasterio hay que buscarlo en el s. XII, en el valle del Corb, se funda un cenobio cisterciense femenino bajo la influencia de Santa María de Vallbona. Comunidad femenina bajo las directrices de la orden del Cister



La iglesia gótica es la pieza de la que queda más documentación arqueológica, fundamentada sobre base cuadrangular con un ábside poligonal



Las capillas estaban ubicadas de manera radial en el ábside de la iglesia mayor



La estructura de la iglesia muestra el momento de introducción del arco ojival



La novedad es también la bóveda de crucería en la nave, que todavía se puede apreciar en las capillas del ábside



Un tema que debe resolver la arqueología es la ubicación y existencia del claustro, pieza central de todo monasterio cisterciense, que no es citado en el inventario que se conserva del monasterio, y tampoco esta situado arqueológicamente


Campillo de Dueñas - Embid

Campillo de Dueñas, se asienta en una zona de extraordinaria belleza, en la ladera norte de la Sierra de Caldereros, Guadalajara, rodeada de un territorio agreste, pero que conforma un conjunto natural de enorme atractivo



Lugar para la grabación de exteriores de la serie Juego de Tronos, este paraje de excepcional belleza es uno de los lugares de España donde la productora de Juego de Tronos ha grabado escenas de la sexta temporada



En el término de Campillo de Dueñas dos cosas rompen la monotonía de sus campos sin fin y de lejanos horizontes: la Sierra de Caldereros y el castillo de Zafra, en uno de los prodigios geológicos y paisajísticos de esta provincia y de toda Castilla. Una maravilla poco visitada, y así ocurre, que permanece desconocida



El sobrenombre que tiene Campillo "de Dueñas" es referido a que fue señorío de dos mujeres, doña Inés y doña Beatriz, últimas moradoras del lugar cuando en el s. XIV, y principios del XV, las continuas guerras entre Castilla y Aragón forzaron a la despoblación de la localidad



Iglesia de Santa Catalina Virgen y Martir. Construida en el s. XVII



En el exterior destaca la portada y su torre de decoración barroca que escolta la nave



Interior de planta cruciforme con gran cantidad de altares barrocos, impresiona su riqueza y grandiosidad y un altar mayor donde llama la atención su excesivo barroquismo



Pueblo muy bien conservado, con las casas de piedra y aceras de piedra arenisca, atravesado por el río Piedra, que prácticamente solo lleva agua en época de lluvias por ser la cabecera de este río, que llega al Monasterio de Piedra



Pueblo muy tranquilo de 90 habitantes, de gente afable y simpática, donde el punto de encuentro es la sede de la asociación ecológica de Zafra, el único bar que hay en el pueblo



Una fuente con dos caños, farola central y un largo abrevadero, se estira a mitad de la Calle Mayor



El Monumento Natural "Sierra de Caldereros" se encuentra ubicado entre otros términos municipales, en el de Campillo de Dueñas, en el extremo nororiental de la provincia de Guadalajara



En la vertiente sur de esta sierra, en el denominado paraje de "La Vega", se encuentra el afamado castillo roquero de Zafra



Levantado sobre una atalaya rocosa que ya poseyeron los celtíberos y que los árabes levantaron durante su dominación, con una silueta que se alza majestuosa



Una de las más espectaculares y llamativas fortalezas de Guadalajara, y sin lugar a dudas la más representativa del Señorío Molinés



Es un genuino castillo roquero y sus muros se levantan a plomo sobre los cárdenos peñones tobáceos sobre los que ingeniosamente se asienta



Su actual construcción data de los primeros señores molineses, en la segunda mitad del s. XII. En el s. XVI, el castillo se mantuvo como uno de los más fuertes del reino, y asombraba a todos por su difícil acceso y su ingeniosa entrada



El espacio delimitado por las murallas de la fortaleza es todo un enigma para los historiadores porque apenas hay espacio para depósitos de armas, ni almacenes de víveres y por ello, se baraja la hipótesis de que pudieron existir cuevas grandes excavadas sobre la roca sobre la que se asienta, que podían albergar a más de 500 hombres




La Sierra de Caldereros ha sido recientemente incluida dentro del Geoparque del Alto Tajo



Es de especial belleza por las formaciones rocosas que la forman y de la vegetación autóctona de que consta. Una conservación inalterada desde cientos de años



La grandiosidad de sus relieves de piedra arenisca, proporcionan a la sierra un fondo único para innumerables fotografías



Estas rocas están formadas por granos de arena cementados y conservan una gran cantidad de información sobre el medio en que se formaron hace más de 240 millones de años



La grandiosidad de los relieves ruiniformes de esta Sierra y los escarpes en areniscas y conglomerados, proporcionan una gran relevancia y unas características únicas



Arena de río sedimentada en láminas, cubiertas por nuevos sedimentos endurecidos, pero conservando sus laminaciones



En un altozano del valle se encuentran la ermita y el vértice geodésico de San Segundo



Embid, villa del antiguo señorío de Molina, situada en un pequeño cerro, de intensa y movida historia fronteriza y bellos paisajes naturales



Embid es una población netamente fronteriza, a lo largo de su dilatada historia siempre parece haberlo sido y por lógica y evidencias su castillo lo es también. Las fronteras entre los reinos de Aragón y Castilla, nunca fueron inamovibles



Las hostilidades de los Aragoneses causaron la despoblación de este lugar, cerca del año 1331 consta que estaba despoblado y en él dio el Rey su privilegio para que se poblase Embid

"en veinte vecinos, y de que non sean de las sus villas nin del su Realengo, y le concede el señorio y juridicion alta y baja civil y criminal y facultad para hacer fotaleza y Castillo, todo para el y sus Sucesores, en calidad quil non enagener cun Eglesia, nin cun orden, ni cun home de fuera del Regno, asi lo dize el Privilegio Original dado en Illescas a 6 de Julio era 1369"



Como si de un páramo devastado se tratara, los estudiosos sobre el territorio han arrancado sus crónicas a partir de las acciones bélicas de Alfonso VI de Castilla y Alfonso I el Batallador, de Aragón, quienes habrían dejado prácticamente diezmadas sus poblaciones en gentes y edificios, en su empeño arrebatador a los antiguos poseedores hispano-musulmanes




Hoy en día son poco más de 40 los moradores que viven en estos viejos edificios de piedra caliza, como la casa Luengo



Casa consistorial en la calle Mesón



Iglesia, dedicada a Sta. Catalina, obra de grandes proporciones del s. XVI, de única nave con varios altares



Presenta un ancho atrio descubierto con una portada consistente en arcada semicircular dovelada con adornos sencillos de rosetas



Castillo, construido en el s. XIV, sirvió de refugio de los castellanos en sus numerosas contiendas contra el reino de Aragón, en cuya frontera estamos



Preside una fuerte torre central restaurada, dos muros y muralla almenada de la que sobreviven dos de sus lienzos con diversos cubos esquineros que mantienen el digno aire medieval



Como la mayor parte de los castillos, el de Embid está restaurado de la total ruina en su interior, fundamentalmente, por que estaban construidos con estructuras de madera.  El pequeño patio, debió estar rodeado de habitáculos de dos pisos, cuadras, alojamiento de la tropa y otros menesteres