Hecho - Selva de Oza

Hecho, capital del valle de Hecho, catalogado como uno de los pueblos más bellos de Aragón, ha sido desde siempre una villa importante, rica en historia y tradición



Algo que podemos apreciar en su conjunto urbano, de gran belleza arquitectónica



Este artístico pueblo, te ofrece un aspecto pulcro y cuidado que te impresionará



Hecho destaca por su bien conservado conjunto urbano, famoso por su particular arquitectura tradicional



Dicha arquitectura popular sobresale por su alto grado de pulcra defensa y belleza



Muchas calles y placetas conservan el empedrado original de siglos



La planta rectangular, los anchos muros de piedra, las ventanas de reducidas dimensiones




Pendientes techumbres de teja plana 




Coronadas por las típicas chimeneas de forma troncocónica, de varios metros de altura y coronadas con su típico "espantabrujas"




Típico, Rincón de Lo Fraile, con una gigantesca chimenea



Casa Mazo, ejemplo típico de las casas chesas. Hoy es un Museo Etnológico que permite acercarse a los modos de vida tradicionales y ya desaparecidos de la sociedad chesa




Monumento al traje tradicional cheso



Ayuntamiento




Visita obligada es a su iglesia parroquial, obra románica con ábside semicircular



Iglesia de San Martín, levantada en los primeros años del s. XVII sobre otro edificio anterior de origen románico



El interior es muy sobrio, destaca el retablo mayor, pieza del s. XVIII y merece una mención especial la pila bautismal ubicada a los pies de la nave sur, una abigarrada pieza clasicista que recibe influencias de la capilla del Pilar de Zaragoza



Plaza Mayor de Hecho



Museo de Arte Contemporáneo "Pallar d´Agustin"



 Museo de Escultura Contemporánea al Aire Libre



Permite disfrutar de las obras de varios autores que conforman un legado artístico de enorme valor e interés 



El río Aragón Subordán, afluente de Aragón a su paso por Hecho dibuja bellos encuadres




En un corto paseo por su orilla llegamos a la ermita de la Virgen de Escagüés



Puente de la Torre, esta magnífica construcción se levanto hacia el s. XIV para salvar el cauce del Aragón Subordán en el acceso a Hecho en el camino hacia Francia desde la Jacetania 



Formalmente, cuenta con una estructura pétrea abierta por un gran arco apuntado que salva prácticamente la totalidad del cauce




Sobre él asienta una amplia calzada que dibuja un característico perfil en "lomo de asno" y un trazado un tanto irregular



Subiendo el río en el valle de Hecho, hay que acercarse inexcusablemente a uno de los parajes próximos, más bellos del Pirineo. La Selva de Oza





Se accede por una estrecha y singular carretera de túneles y accidentes naturales y que pasa por la pequeña localidad de Siresa



Siresa, un reducido núcleo de rústicas casas sobre las que destaca sobremanera, el monasterio de San Pedro de Siresa, románico del s. IX




Bellos paisajes nos acompañan en el trayecto. Barranco Boca del Infierno



Fue vía utilizada por los reyes de Aragón para acceder a Francia, hasta que se puso en valor la de Canfranc




La gran masa forestal de hayas, abetos y pinos conocida como Selva de Oza. 



Te fascinará en cualquier época del año, es refugio de numerosas especies amenazadas



Desde este paraíso puedes hacer excursiones a diversos rincones muy hermosos



La frondosidad de la Selva de Oza cambia espectacularmente su imagen según la temporada que la visites. Del húmedo verde primaveral y estival a la multitud cromática otoñal y al blanco silencioso del invierno



Cárgate la mochila y siente la naturaleza en este lugar inigualable



La Selva de Oza es un paraje único, de gran valor y riqueza



Al fondo la cima de Bisaurín, que con sus 2.670 metros es la cima cumbre del valle de Hecho



Peña Forca (2.390 m.)



Punta Agüerri (2.540 m.)



Castillo de Acher (2.384 m.)



Orbaneja del Castillo

Orbaneja del Castillo y su entorno conforman uno de los paisajes más espectaculares de la geografía burgalesa



Posiblemente, la imagen recurrente en la memoria de este lugar sea el precipitar de las aguas que forman esta inolvidable cascada, uno de los elementos naturales que contribuyen a que este pueblo esté entre los paisajes más llamativos de España



El pueblo conserva uno de los conjuntos de arquitectura popular y entorno natural con mayor encanto y personalidad



Colgado en una serie de terrazas de toba en la margen izquierda del angosto cañón del Ebro



Frente al apiñado caserío, la margen derecha del río aparece coronada por un descomunal conjunto de estructuras calcáreas naturales que, desde la lejanía, asemejan ruinas



Estas aparentes almenas en ruinas, son las que posiblemente aportaran el complemento "del Castillo" a Orbaneja, ya que no hay otra evidencia de castillo en el pueblo 



 La imaginación de la gente no tiene límite interpretando posibles "figuras".¿Acaso no se ven dos camellos besándose? y ¿no veis la imagen del contorno África?



Caserío que aprovecha una armoniosa ubicación



Con sus casas montañesas que se abren a las viejas y estrechas rúas



Desde siempre el agua ha sido el mayor patrimonio de Orbaneja



Por eso ha tenido hasta cinco molinos harineros



Al pie de la fuente, se sitúa una casa fuerte que pudo pertenecer a los marqueses de Aguilar



Dentro del núcleo, el espacio de mayor amplitud corresponde a La Plaza



Por la que discurre el caudal proveniente de la Cueva del Agua y que separa en dos barrios el pueblo, La Villa y La Puebla



Desde la original plaza, compartimentada por el cauce del manantial, se puede ascender por un empinado camino hasta alcanzar una cornisa natural



Donde se combinan vistas espectaculares de los enormes parajes naturales del cañón del Ebro



Las casas son de evidente traza montañesa, como no podía ser de otro modo dada la proximidad geográfica de Cantabria



Este lugar fue elegido por los Caballeros Templarios para levantar el Convento y Hospital de San Albín, encargado de ofrecer albergue y protección a los peregrinos del Camino de Santiago



La casa típica del lugar, consta de una planta baja con cuadras y la superior con un amplio espacio de cocina y estancias de habitación 



Los Reyes Católicos concedieron a esta distinguida aldea el título de Villa



En la parte izquierda según el discurrir del agua, está el barrio de Puebla donde encontramos la iglesia



Iglesia muy reformada y transformada durante siglos, con espigada torre que emerge a media ladera. De la época medieval han quedado su portada y algunos canecillos



En ningún momento puedes abstraerse del ruido que provoca la cascada que nace en el mismo centro de la localidad



Sus aguas se precipitan por más de 20 m. hacia el Ebro, deshaciéndose en espuma



El agua se deshace en múltiples hebras sobre una musgosa roca tobácea 



Para apaciguarse después, en su camino hacia el Ebro, sobre unas pozas de aguas cristalinas



Estas piscinas naturales están muy concurridas en época estival



Estas cristalinas aguas que se han acumulado en acuíferos subterráneos en los páramos, brotan en la base de la Cueva del Agua



Cueva del Agua



Caverna que se abre en el cantil rocoso que preside el pueblo



Por esta cueva, que forma parte del interesante complejo kárstico de Orbaneja, tienen su salida natural las aguas subterráneas provenientes de un enorme acuífero situado en el subsuelo del páramo de Bricia



En la actualidad, la cueva se visita y se puede caminar un buen trecho iluminado dentro de la misma (si llevas iluminación puedes seguir bastante más)



Se puede escuchar cómo el ruido del agua cercana retumba en las paredes



El caudal de esta surgencia, de carácter permanente a lo largo del año, aumenta considerablemente en época de fuertes lluvias y deshielo



El recorrido de las aguas saltando desde los distintos niveles de terraza de toba, formados y recrecidos gracias a ellas, es fantástico



 Un espectáculo que debe ser único e indescriptible en primavera cuando alcanza el nivel máximo el caudal