Guimerá

 Guimerá, villa situada en la comarca del Urgell en Lleida. Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida, declarado en el año 1975 Bien Cultural de Interés Nacional



En primera impresión, se presenta como una agrupación de viviendas y edificios singulares, como una villa medieval con una fisonomía única



Un laberinto de calles trepando hacia la cima de la loma donde se asientan la iglesia y el castillo, creando un original juego de formas arquitectónicas que hacen pensar en rincones de la plena Edad Media



Y la realidad es que se configura como un núcleo histórico medieval muy interesante por su conjunto



Las calles son estrechas y la luz que cae sobre ellas dibuja las sombras con fuertes contrastes



Las casas de piedra, con sus detalles y elementos decorativos de puertas, ventanas y arcadas, son un entretenimiento enriquecedor



Perderse en un paseo sin prisas por sus calles, portales, plazuelas y rincones hace revivir tiempos lejanos



Calles del Estudio y de la Ceniza. A partir del s, XIII, empezó a crecer el pueblo en la proximidad del castillo, las casas fueron apoyándose en la antigua muralla y aparecieron los primeros soportales



A mitad del s. XIV fueron rehechas las murallas, muralla que unía la iglesia y el castillo con una torre de base cuadrada y que vigilaba el recinto, este binomio formaba la acrópolis original del pueblo



El crecimiento de Guimerà que partió del entorno del castillo, en el s. XIV inicio la ampliación del primer recinto medieval, con calles paralelas que bajaban hacia el río



Era lo que se construía en aquellos tiempos, hacer la villa cerrada y construir portales de entrada en diferentes lugares estratégicos



Una de las primeras calles en esta fase de expansión fue la calle de la Capilla, continuación del camino de la Balsa y del molino de Arriba. Donde hoy se ubica la capilla de San Esteban



Datada en el s. XIV, cuando era la capilla del antiguo hospital. Hoy se utiliza para realizar la mayoría de actos religiosos que se celebran en el pueblo



Casa Manseta, formaría parte del antiguo hospital



Plaza Mayor, por las calles irregulares, llegamos a la plaza Mayor, donde hay un conjunto de casas antiguas con una curiosa calle elevada en un lado de la plaza



Que forma una bonita galería porticada



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida




Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Portal de Oriente abierto en la pared de la muralla que baja y forma parte del ábside de la iglesia



Rincón de la Paz

"El nou de copes
guanya en el joc,
o bé retopes
a sang i a foc"

"Fas trencadissa,
saps renegar
i ets més de missa
que el capellà"

"Queda't enrera
per gambaria,
a la Bovera
refés el vot"

"Compta les llunes,
mira'ns passar.
Castell en runes
de Guimerà"



En pleno crecimiento de Guimerá, en el s. XIV, se inicia la construcción de la iglesia gótica de Santa María



Sobre los restos de la iglesia románica del s. XII, adosada al castillo y su muralla



El campanario es una torre de base cuadrada con una cubierta de azotea, adosada a la izquierda de la fachada con seis ventanales sin campanas y una portada con cuatro arquivoltas de arcos apuntados sobre la cual hay una ventana de tipo ogival



De interior gótico, está formada por una sola nave, con tres arcadas con nervios diagonales que sostienen la bóveda ojival, y dividen la nave en tres compartimentos bien simétricos e iguales, con bóveda de crucería



Entre otras cosas se puede admirar la obra más importante de Ramon de Mur, el Retablo de Guimerá que fue pintado entre 1402 y 1412



Portal del Norte o de Evol, junto a la iglesia, abre la muralla que comunica el castillo con las paredes de la iglesia, también conocido como portal del vizconde de Évol por el escudo que hay encima del arco



Castillo. La fortaleza de Guimerà nació en el s. Xl como un fortificación de la red fronteriza que los cristianos establecieron en su progresiva expansión hacia el suroeste



Nunca perdió su valor militar, lo demuestra su participación en conflictos bélicos de los siglos XIV o XVII. De hecho, fue durante la primera Guerra Carlista cuando sufrió la más fuerte destrucción



Entre las ruinas del castillo se alza la torre de vigilancia, que domina el valle y marca desde lejos la silueta del pueblo



Construida sobre restos anteriores ibéricos se levanta esta la torre. La entrada se hace por una abertura a 3 metros de altura




La dificultad para su acceso y la solidez de sus muros permite imaginar que era inexpugnable



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Portal entrada calle de las Picas, próximo al río, portal que estaba preparado para aguantar las crecidas del río, con la colocación de unas maderas sobre una guía de hierro



Portal de Tàrrega o de Poniente, este portal que salía al camino de Verdú y Tàrrega hizo ampliar y crecer el pueblo formando el raval



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



Posiblemente el pueblo medieval más bonito de Lleida



En las proximidades del pueblo se encuentran las ruinas del monasterio cisterciense de Santa María de Vallsanta



El hecho histórico del monasterio hay que buscarlo en el s. XII, en el valle del Corb, se funda un cenobio cisterciense femenino bajo la influencia de Santa María de Vallbona. Comunidad femenina bajo las directrices de la orden del Cister



La iglesia gótica es la pieza de la que queda más documentación arqueológica, fundamentada sobre base cuadrangular con un ábside poligonal



Las capillas estaban ubicadas de manera radial en el ábside de la iglesia mayor



La estructura de la iglesia muestra el momento de introducción del arco ojival



La novedad es también la bóveda de crucería en la nave, que todavía se puede apreciar en las capillas del ábside



Un tema que debe resolver la arqueología es la ubicación y existencia del claustro, pieza central de todo monasterio cisterciense, que no es citado en el inventario que se conserva del monasterio, y tampoco esta situado arqueológicamente