Parque Natural Arribes del Duero - Aldeadávila de la Ribera

Parque Natural Arribes del Duero - Aldeadávila de la Ribera



El Parque Natural Arribes del Duero tiene una superficie de 106.105 ha, con unos 180 km de cañones fluviales, y quedan incluidos en él 37 municipios que pertenecen a las provincias de Zamora y Salamanca



Aldeadávila de la Ribera es un precioso pueblo de la comarca de la Ribera, al noroeste de la provincia de Salamanca



Miguel de Unamuno lo llamó "El corazón de las Arribes" y así se le conoce desde entonces



Se ha mantenido parte de su arquitectura tradicional típica y ribereña (reviraña), construcciones de piedra bien tratadas, con elementos de sillería, algunos de ellos medievales



Unas calles con rincones apacibles delimitadas por un perímetro altomedieval, por las que te puedes deleitar con el paso del tiempo



Iglesia parroquial de San Salvador del s.XIII, creada como convento de la fortaleza adyacente que era la torre-alcázar, hasta que en el s. XVI ambos cuerpos se unieron, quedando la torre de 40 m. como un impresionante campanario



Ermita de la Santa, Nuestra Señora de las Huertas, tiene un bello pórtico del s. XVIII



Palacio del Marqués D. Jerónimo Manuel Caballero, s.XVIII, con blasones de la familia Caballero



Ermita del Santo Cristo. Destaca su atrio abierto con bóveda de cañón y su reja del s. XVIII



Monumento al pastor Felipe. Personaje famoso del pueblo con una leyenda que seguro que alguien te contará y que tiene un mirador en los acantilados del Duero con su nombre 



Entre todas las actividades de Aldeadávila destaca el crucero fluvial Corazón de Los Arribes, que sale desde Playa del Rostro



Playa del Rostro, es una playa artificial asentada a orillas del río Duero



Una de las zonas más visitadas de Arribes del Duero por ofrecer entre otras cosas, actividades como piragüismo y provista zona recreativa, desde donde poder apreciar el paisaje



Varias empresas proporcionan recorrido en catamarán, navegando por la frontera hispano-lusa 



La geomorfología es la principal seña de identidad de Arribes del Duero




Una suave penillanura, donde la acción erosiva de la red fluvial, aprovechando antiguas fracturas originadas por el choque de placas terrestres, ha sido labrando los granitos y las rocas metamórficas




Generando profundas y escarpados cañones con desniveles de más de 400 m de altura: son los llamados arribes, arribas o arribanzos



Donde el Duero hace frontera con Portugal y se encajona formando los cañones más profundos y extensos, de toda la Península Ibérica durante casi un centenar de kilómetros



Un espacio natural privilegiado en el que destacan la belleza agreste de su paisaje granítico y una rica y variada fauna y flora



Destacando las poblaciones de buitre leonado, cigüeña negra, águila perdicera y alimoche




Cría de buitre leonado sobre un roquedo




Torrentera




Entre tanta formación granítica es fácil encontrar imaginarias similitudes



Este extraordinario cañón se desliza de forma prolongada por parajes ásperos, salvajes y solitarios









Con verticales rocosas que en determinados tramos superan los 400 metros de altura



En la cresta de los paredones aparecen miradores desde los que podemos asomarnos a verdaderos despeñaderos, como este, el Picón de Felipe



Estas depresiones determinan que el clima sea muy suave, con una fauna y vegetación atípica para estas latitudes



Presa de Aldeadávila, una asombrosa obra de ingeniería con túneles y galerías excavados en el granito



Con una altura de 140 m es una de las presas más altas de España y constituye una de las obras de ingeniería más impresionantes de las que se pueden ver en toda Europa



El contraste singular entre la penillanura y los cañones fluviales ha generado un microclima más cálido en éstos, que ha sido aprovechado por el hombre para el cultivo, mediante bancales, de especies como olivos, viñas, almendros e incluso naranjos










Otra manera de disfrutar de este impresionante entorno es desde los numerosos miradores que se habilitan a lo largo de los muchos acantilados



Mirador Picón de Felipe, uno de los más espectaculares de todos los Arribes del Duero. Para llegar, hay que dar un pequeño paseo por un sendero bien señalizado



Una magnífica panorámica de las grandes moles graníticas del cañón



... Y de fondo la presa de Aldeadávila






Mirador del Fraile. El más accesible de todos ellos



 Y no por ello menos espectacular, está situado a 6 km de Aldeadávila con acceso directo por carretera



Tiene vistas tanto a la presa de Aldeadávila como al resto del cañón del Duero


3 comentarios:

  1. ·.
    Como siempre, y con unas excelentes fotos, nos ofreces un soberbio reportaje.
    Conozco los 'arribes' pero desde el nivel del río. Es algo que siempre estará pendiente.
    Un abrazo

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
  2. Gracias por mostrar un hermoso lugar natural en su país para obtener excelentes fotos. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me has echo recordar mi recorrido por ese lugar aunque el pueblo no pude recorrer, quizás en otra ocasión.

    Saludos.

    ResponderEliminar