Villajoyosa - La Vila Joiosa

Villajoyosa, es una ciudad alicantina bañada por las cálidas aguas del Mediterráneo. En pleno corazón de la Costa Blanca y su esplendor actual se ha cimentado en su densa historia y su rica tradición



Una ciudad que ofrece infinidad de posibilidades, desde disfrutar de playas urbanas y calas de gran belleza, a recorrer el colorido casco antiguo o en sus alrededores llenarse de historia



El paseo marítimo trascurre por el antiguo barrio de pescadores, que conserva todo el encanto de las villas marineras típicamente mediterráneas



Es digna de verse la entrada de los pesqueros a puerto y las maniobras de atraque y descarga. A media tarde, de lunes a viernes, se celebra la subasta de pescado



Y a veces, la calima del polvo Sahariano aporta una singularidad y belleza especial ...



... A la que ya de por sí tienen estas magníficas playas



El casco antiguo de Villajoyosa, declarado Bien de Interés Cultural, mantiene un grado de conservación envidiable, su carácter tradicionalmente marinero ha determinado su particular arquitectura



Un paseo tranquilo por sus calles mientras descubres su patrimonio, compras chocolate y haces hambre para probar la "Pebrereta"



La población tuvo un castillo que la protegía, pero la fortaleza que hoy se observa desde la ciudad es más reciente, del s. XVI



Solo quedan algunos lienzos de la muralla que circundaba lo que hoy es el casco antiguo



Iglesia-fortaleza de la Asunción, perteneciente al gótico catalán



Plaza de la Generalitat



Ayuntamiento y C/ Mayor, en pleno casco antiguo con edificios de diferentes estilos arquitectónicos que abarcan varios siglos



Uno de los iconos de la ciudad, las casas colgantes policromas sobre el río Amadorio



Si resulta curiosa la paleta de color en sus fachadas, no es menos la estrechéz de las mismas



La expansión de la ciudad, posee numerosos establecimientos comerciales, como el propio mercado municipal



Casa Museo de "La Barbera dels Aragonés", caballero templario, Juan Aragonés llegó con Jaime I en el s. XIII. edificio de finales del s. XVI



Playa de La Vila. Desde época ibérica hasta aproximadamente 1920 se utilizó como fondeadero y desembarcadero. Los barcos anclaban frente a la playa y varaban en ella en caso de mala mar. El trasiego de mercaderías y personas se hacía normalmente en botes



Ermita de San Antonio, construida en el s. XVIII, con un campanario posterior de 1917 preside el barrio que lleva su nombre



Torre de San Josep, monumento funerario romano del s. II d.C



Es el monumento romano de mayor porte que se conserva en la provincia de Alicante, que se contruyó en época de Vespasiano para conmemorar la promoción al rango de municipium



Homenaje a la cristianización de la zona, es la llamada Cruz de Piedra situada en un antiguo cruce de caminos romanos



Torre de Dalt o de la Era de Soler. Durante la edad Media estas costas, por sucesivos ataques, se despoblaron y las gentes se refugiaban más al interior, aún así se tenían que cuidar de los piratas en torres defensivas. De las que quedan algunos descuidados ejemplos 



Olivera Grossa. Olivo con más de 2.500 años de antigüedad, de enormes dimensiones. Situado junto a la villa romana de Xauxelles, cuando fue plantado. ¡Que sensación poder tocar tanta vida!

Indago alrededor y no adivino,
siquiera, adónde llega la segura
raíz que te sostiene la postura
durante tanto agosto levantino.

la mano que sembró tu nacimiento
quizás se ha reducido ya a esta tierra
que abriga el radical con que se aferra
tu edad a tan antiguo enterramiento.

No existe, no ha nacido aún el viento
ni el hacha ni los dientes de la sierra
que puedan profanarte cuanto encierra
tu tronco, singular y violento.

Notario de tu humilde testamento,
levanto, y doy yo fe como testigo,
mejor que un acta, un verso, en el que digo
quién es el heredero más contento:

Tu aceite es para el pan, que está en aumento,
firmado y rubricado con el trigo.
mil años más de historia te predigo,
suceso perdurable, en rendimiento.

José Payà Nicolau (1984)

1 comentario:

  1. Bonito reportaje en el que nos muestras un gran acierto el de esta población alicantina en conservar su patrimonio sin perjuicio a las modernas construcciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar