Alarcón

Alarcón habitado desde la prehistoria, más tarde llegó la ocupación de los íberos y después los romanos. La Villa de Alarcón fue mora hasta 1184 que la conquistó el Rey Alfonso VIII


Una llanura ondulada en la Mancha que surca el río Júcar y forma profundos tajos. Un paisaje invertido, sin montañas que dominen, los desniveles son las hoces. Los meandros del río han configurando un territorio de penínsulas fluviales, donde los primitivos asentamientos encontraron el lugar propicio para su defensa, además, tenían próxima el agua



Para acercarnos a esta naturaleza y disfrutar de estos paisajes hay una senda, que se aprecia en esta toma, llamada Hoces de Alarcón de 8 km. 


Puerta de Chinchilla, que custodiaba la entrada sur, por donde llegaban los viajeros desde Chinchilla y que es nuestro siguiente objetivo


Bajamos pegados a la muralla, que se muestra desde aquí en toda su grandeza, hacia el río


La muralla sur se construyó acoplándose al terreno y parcialmente sobre grandes peñascos 


Puente del Picazo de origen quizás romano el que vemos hoy en día es medieval, con un arco de medio punto se eleva 15 metros por encima del Júcar


El río discurre hundido en profundas hoces que forman un atractivo laberinto de meandros


Saliendo del primer tramo, llegamos a una zona de escarpes y laderas cubiertas por pinares de pino carrasco, con un buen estado de conservación, acompañados de un denso sotobosque de matorral donde se puede ver diversidad de flora y fauna. Un buitre leonado nos enmarca la villa


El cañón central es conocido como "La Herradura" por su forma singular


En esta meseta caliza con una altitud media de 800 m,. el Júcar discurre encajado durante unos 30 km., tallando escarpes de hasta 80 m. de altura


El camino empieza a girar poco a poco a nuestra derecha y aparecerá majestuosa la Torre de Cañavate


Torre de Cañavate. Se sitúa al oeste de la fortaleza cerrando la península de los Alarconcillos y evitando que nadie entre por la parte trasera de la villa. Igual que las demás es pentagonal


Como todas las torres de Alarcón es del s. XIV, desde ella se pueden contemplar unas espectaculares vistas de la hoz y del pueblo


Descenderemos suavemente hasta el Puente de Henchideros, con oportunidad de observar abrigos naturales cerrados para uso moderno


Puente de Henchideros o de Tebar, magnífica obra civil del s. XV, entrada a Alarcón por el norte


Desde este punto se ve así de pequeña la torre del Campo y ...


Este saludable paseo nos permite observar perspectivas únicas de la fortaleza


Torre de los Alarconcillos, s. XIV. Tiene una planta muy extraña, con un cubo central y cuatro tangentes alrededor, estos, orientados a los cuatro puntos cardinales


Puerta del Río. Era la entrada Norte, y por ella entraban todos los viajeros que procedían de esa parte de Castilla


 También daba acceso al río y la fuente del Pilar y como vemos, abre la muralla, que se acomoda a la gran pendiente


La antigua iglesia de San Juan Bautista renace hoy como uno de los Centros de Arte Contemporáneos más innovadores en España


Palacio del Concejo, acoge al ayuntamiento, se inicia su construcción a finales del s. XV, siendo uno de los más antiguos de la provincia, destaca un pórtico precedido de cinco arcos apainelados y en la parte superior, los dos escudos del Marqués de Villena


En el paseo por la villa de Alarcón, se encuentran edificios que nos hablan de su esplendor en épocas pasadas


Parroquia de Santa María la más importante de las cinco parroquias que llegaron a existir en Alarcón. S. XVI, edificada sobre un anterior templo románico


El coro barroco, situado a los pies de la iglesia, del s. XVIII


El retablo s.XVI, pieza única en Castilla la Mancha, está considerado como uno de los más importantes del renacimiento en la región, se ven en él dos estilos muy diferentes, el plateresco en el cuerpo principal y renacimiento en las casas interiores


La bóveda gótica, las majestuosas columnas y las tres naves, recuerdan a las grandes catedrales góticas


La portada está planteada como un gran retablo que queda recogido dentro de un gran arco triunfal exterior, que le da un aspecto monumental


Iglesia de Santo Domingo de Silos, esta antigua iglesia sobrevive hoy en día transformada en un moderno auditorio y sala de exposiciones.


Uno de los Castillos mejor conservados de Castilla la Mancha, desde el siglo XII defendio fronteras y un gran territorio


Dispone de una gran torre del homenaje que destaca sobre el resto del castillo, su tamaño la hace visible desde todos puntos



Construido por Alfonso VIII a finales del s. XII, tras la conquista a los musulmanes en 1184. Del antiguo castillo islámico no queda prácticamente nada, quizás los cimientos y el aljibe, ampliado varias veces a lo largo de los siglos, hasta tener la imagen actual que data de finales del s. XV


Iglesia de Santa Trinidad, del s. XIII, su nave aún conserva alguna reminiscencia del románico. A finales del s. XV comenzarán dos obras, la de la portada plateresca y las obras de la nave norte


La torre es muy peculiar ya que al no disponer de espacio suficiente para su construcción aprovecharon la calle que había a los pies de la iglesia y para no cortarla la respetaron construyendo un gran arco que dejaba transitar a los viandantes, mientras encima se construyó a finales del s. XVI una bonita torre renacentista


La portada está cobijada por un pórtico gótico, que por desgracia no ha conseguido protegerla de las inclemencias del tiempo. Plateresca del s XV decorada con motivos vegetales y todo un bestiario de animales mitológicos


Puerta del Bodegón. La más antigua de las seis que cuenta la villa, la defendían las tropas del castillo. En ella quedan los restos de las anteriores puertas


Puerta de la Traición o puerta Falsa, era la entrada al castillo de la tropa, desde esta puerta era posible acceder hasta el patio exterior de armas del castillo. 


Desde aquí tenemos el mejor balcón posible sobre el embalse


Torre del Calabozo. La torre también llamada de "en medio", es la más pequeña de las tres defiende el segundo recinto de la Fortaleza medieval, y seguramente le falta parte de altura


 Puerta del Campo. De la primera defensa, esta puerta de entrada es la única que queda hoy en día de este primer abrigo, tiene a su lado la gran torre del Campo


 Puerta del Calabozo. Puerta intermedia en nuestra entrada a la villa la custodiaba la torre del mismo nombre. Delante a unos cinco metros quedan restos del foso


Torre del Campo. El acceso a esta torre, hoy cortado, la hacia inconquistable, ya que se hacía a gran altura y solo de uno en uno



Desde esta torre se dominan todos los alrededores, lo que permitía avisar al castillo, por un sistema de espejos, de cualquier acercamiento



3 comentarios: