Mojacar

Mojácar hunde sus raíces, que aún hoy palpables, en un legado cultural rico y variado, que dejará marcado para siempre el carácter de sus habitantes y la fisonomía del pueblo



Un pueblo de raíces musulmanas que se notan en todos sus rincones, ya desde que a comienzos del s. VIII, el sureste peninsular, entre otros, conoció la irrupción de los ejércitos árabes y el inicio de la larga etapa musulmana



Mojácar cuenta con 17 kilómetros de costa con playas de arena de gránulo fino



Bailando con olas



Playa Mojácar



Mojácar pueblo



Puerta de la Ciudad o puerta de la Almedina, como reza su inscripción árabe. Es un arco de medio punto del año 1574 que sustenta el escudo primitivo del municipio. Era la antigua vía de acceso al pueblo



Mojácar pueblo vista nocturna



Playa del Palmeral. Zona residencial y tranquila. Arena de grano medio y color grisáceo



Playa Indalo Mojácar



Monumento mojaquera. realizada en mármol blanco y ataviada con el traje típico. Sostiene el pañuelo árabe con los dientes, a la antigua usanza y porta el cántaro que se utilizaba para traer agua desde la Fuente hasta el pueblo



Rincón del pueblo



Rincón del pueblo



Rincón del pueblo



Plaza del Parterre. Se piensa que fue una antigua necrópolis árabe, ya que se han encontrado restos orientados hacia el oeste, La Meca



Arrabal. Barrio extramuros de la antigua Mojácar. Comienza a construirse durante el s. XVII y alcanza su máxima extensión en el s. XIX. Aquí habitó la colonia judía de Mojáca



Amanece en playa Índalo



Playa del Descargador. Debe su nombre a un antiguo cargadero de mineral, hoy desaparecido. Arena de grano medio y color grisáceo



Puerta al casco antiguo



Una de las mejores formas de conocer Mojácar es adentrarse en sus tierras y montes a través de los caminos y veredas, desde donde se divisa una vista que queda grabada en la retina por su luminosidad especial, que se une al contraste de los cientos de matices de azul y blanco



Playa del Palmeral



Potes

Calle arcada

casa de Jesús de Monasterio

Torre del Infantado

Puente de la carcel sobre el rio Quiviesa

Kiosco musical

Callejón medieval

Dispensador de sidra en taberna

Molino

Puente San Cayetano rio Quiviesa

Paseo fluvial

Aquí tienes más imágenes de Potes

Alcalá del Júcar

Alcalá del Júcar es uno de los pueblos más espectaculares y pintorescos de la provincia de Albacete; su situación y el excepcional paisaje que forma la hoz del Júcar, hacen que en cuanto aparece ante nuestros ojos, sintamos la necesidad de detener la marcha para poderlo contemplar en toda su grandiosidad.


Sus casas de arquitectura popular, excavadas en la montaña, se adaptan al terreno en calles estrechas y empinadas, trepando hacia el Castillo que se asoma a la hoz que forma a sus pies el río

Ermita santuario del Cristo de la Vida


La Isleta


Restos de la muralla





El Castillo en un principio debió erigirse como obra musulmana, resultado del reforzamiento fronterizo en época almohade, a finales del siglo XII, ante el avance cristiano de Alfonso VIII, pasando a lado cristiano cuando éste conquistó la zona del Júcar hacia el año 1.213





La Plaza de Toros, única en su estilo por su forma irregular. Se desconoce su fecha de construcción y se reconstruyo en 1.902 para celebrar festejos taurinos y teatro, se encuentra al otro lado del río en la ladera de la montaña.


El Puente Romano paso obligado del Camino Real de Castilla a Levante, cobró gran importancia durante los siglos XIV y XV, convirtiéndose en puerto seco o aduana


Calle del pueblo


El Júcar a su paso por el pueblo, presenta la Iglesia Parroquial, de distintas épocas entre los siglos XV Y XVIII, de nave única en forma de cruz latina,


Embalse El Molinar (Júcar)


Casas aprovechando las cuevas


Paseo por el rio


Zona de grandes nieblas


Una de las cuevas que atraviesa la montaña


Restaurante en el interior de una cueva


Castillo


Vieja noria


Teruel

Teruel, la ciudad mudéjar por excelencia,  conserva prácticamente intacta su estructura medieval, en cuanto a su diseño de urbanismo se refiere


Una de las ciudades más hermosas de España. La ciudad conserva un centro histórico digno de un pausado recorrido


La fuente del Torico, lugar donde se fotografían los visitantes para tener testimonio de su visita está en la plaza de su nombre, en la que también se encuentran unos Aljibes subterráneos de la época medieval


El Museo Provincial de Teruel se encuentra en la Casa de la Comunidad, uno de los edificios civiles más emblemáticos de la ciudad


Iglesia de San Miguel, cerrada desde hace 40 años, se refundará en templo ortodoxo


Iglesia de San Pedro, mediados del s. XIII. De bella factura, una torre mudéjar muy representativa de la primera época de la ciudad


Cuenta con un ábside de bella decoración exterior


Catedral. Inconfundible la silueta mudéjar de la antigua parroquia de Santa María de Mediavilla


 Su torre de  mediados del s. XIII, mudéjar, mezcla con gusto sencillo los elementos románicos y góticos cristianos con el ladrillo y la decoración islámica


Portada neomudéjar (s. XIX)


Techumbre de la Catedral de Teruel (s. XIII). Mudéjar turolense que fue reconocido en 1986 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad



Retablo del Altar Mayor (s. XVI)



Herrería y forja cubriendo el coro y órgano


Seminario conciliar (edificio del siglo XVIII reconstruido después de la guerra civil)


Monasterio de Santa Catalina


Residencia Sgdo. Corazón de Jesús


Ayuntamiento


Instituto E.S. Vega del Turia - Escalinata


Torre neomudéjar de El Salvador


Del s. XIV, posee una exuberante riqueza decorativa. En ella aparecen ya con claridad los rasgos góticos


Torre neomudéjar de San Martín. A su construcción se le adjudica una hermosa y trágica leyenda de amor que cualquier turolense sabe contar




Torre de San Martín, que también es del s. XIV 


Seminario conciliar (edificio del siglo XVIII reconstruido después de la guerra civil)


Torre pórtico muralla



La Escalinata neomudéjar que invita a bajarla y descubrir el relieve de los Amantes en su primer descansillo



Nuevo Gobierno Civil


Escalinata


Biblioteca Pública



El color verde característico de su cerámica



Estrella mudéjar, decorando prácticamente todo